Me gusta fotografiar museos y exhibiciones de arte por las variadas posibilidades que ofrecen. Las obras, así como su disposición en el espacio y la presencia humana, generan un abanico de opciones para jugar con la cámara y ofrecer una visión personal de lo que se aprecia.

Con frecuencia y, de esta forma lo hemos comprobado durante esta edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo, ARCOMadrid 2015, la fotografía que ilustra los artículos y reportajes sobre el evento tiende a ser descuidada y, sin ánimo de ofender a nadie con esta afirmación, de muy escasa calidad, lo que afecta a la imagen que llega al público que no tiene la oportunidad de ver las obras en persona y ha de conformarse con hacerlo a través de los ojos de quien fotografía. 

Alfredo Jaar, Teach Us To Outgrow Our Madness, 1995. Galerie Thomas Schulte.

A View on ARCOmadrid 2015

Pinturas del colombiano Edgar A. Jimenez

Una vez expresada esta reflexión, con ánimo de que algún día cambie lo anterior y con la intención de hacer lo contrario, compartimos una breve selección de las obras que llamaron nuestra atención durante los días que visitamos la feria. Dicho sea, en honor a la verdad, que buena parte de lo expuesto no logró captar nuestro interés, algo normal cuando los gustos entran en juego y se trata de apreciar algo tan subjetivo, especialmente en un lugar donde se recogen miles de obras de todo tipo y condición – esto, ya de por sí, es meritorio y digno de reconocimiento – y se dispone de tiempo limitado para hacerlo. 

Llamaron nuestra atención, nada más entrar, las pinturas con tintes cinematográficos por parte de dos artistas de orígenes bien distintos. Por un lado, el talentoso belga residente en Amberes, Rinus Van Elde. Por otro, el colombiano Edgar A. Jiménez, con escenas de acción extraídas de diferentes filmes norteamericanos.

Matt Mullican, Untitled, 2014

Matt Mullican, Untitled, 2014

Miquel Barceló, Olivas Negras, 1988

Seguimos el recorrido con una interesante charla con el propietario de la galería Beta Pictoris, de Alabama, donde se exponen piezas del afroamericano Willie Cole, quien compone ingeniosas esculturas con elementos cotidianos, tales como planchas, aspiradoras o zapatos de mujer.

Dotando de color a la estancia, los trabajos de Jorge Magyaroff, con sus pinturas cuyo vertido ha detenido el tiempo, las portadas literarias de Sara & André o la obra Quiji, de Jean-Michel Basquiat, con una combinación de serigrafía y collage sobre lienzo que incuye alguno de los símbolos característicos de la obra del neoyorquino.

Serigrafía de Antonio Saura, 1984

Serigrafía de Antonio Saura, 1984

Aparte de Basquiat, hemos podido disfrutar de las obras de otros nombres esenciales del arte contemporáneo, tales como Andy Warhol, PicassoMiquel Barceló, Antonio Saura o el fotógrafo Robert Mapplethorpe, gracias a las aportaciones de galerías de renombre como Elvira González o Marlborough, entre otras. Interesantes, por citar alguno más, las creaciones “aéreas” del valenciano Juan Genovés y los árboles “arrancados” de la tierra por Jorge Mayet.

Y, a tí, ¿Qué te ha gustado más de ARCOMadrid?

Texto y Fotografías © Nano Calvo

Queda prohibido el uso no autorizado de cualquiera de estas fotografías.
Todo el material está disponible para su publicación. Si eres editor/a
y estás interesado/a en el reportaje, no dudes en contactarme.