Atravesando Colombo con el generoso Chaminda

La última tarde de nuestro viaje por Sri Lanka, tras un intenso y enriquecedor recorrido de dieciséis días por la llamada Perla del Índico, las circunstancias se ordenan y se ponen de acuerdo para que una de las sesiones que había planeado, antes de salir de Madrid, pudiera tener lugar. Durante unas horas, gracias a la causalidad anterior y a la amabilidad del bueno de Chaminda – un afable y corpulento cingalés que opta por evitarnos complicaciones y nos invita a viajar en su coche, al preguntarle por la forma de llegar al barrio de Mirihana -, tuve el placer de presenciar y fotografiar una sesión de entrenamiento de Angampora (අන්ගම්පොර) y de conocer, en presencia y admirable acción, a una leyenda viva de este ancestral arte marcial.

Angam Pora with Guru Karunapala AngamporaNanoCalvoAngam Pora with Guru Karunapala

Al tratarse de un viernes, el tráfico de la tarde es especialmente arduo y agitado en Colombo, por lo que nos demoramos casi una hora en llegar desde nuestro hotel, ubicado frente al mar, hasta nuestro destino. Ajenos al ruido exterior, aprovechamos el tiempo para charlar con el bueno de Chaminda, quien trabaja de financiero en una importante empresa nacional y resulta ser, también, un generoso conversador. Nos explica infinidad de datos y curiosidades acerca de este interesante país, al tiempo que comentamos asuntos familiares y otras anécdotas que hacen que el fragoroso trayecto merezca realmente la pena.

Encuentro con el gran maestro

Finalmente, un poco más tarde de lo acordado, llegamos al hogar donde el gran maestro Guru Karunapala reside y da sentido a Mirihana Angam Maduwa“, la escuela con la que pretende conservar la riqueza de esta disciplina y transmitir lo aprendido, durante más de cinco décadas, a un selecto grupo de estudiantes. A pesar de conservar un físico que muchos desearían portar en su juventud, como se aprecia en las imágenes, supera con holgura los setenta años de edad. Nos recibe con una sonrisa enorme y un magnetismo innegable, en compañía de Thusitha – su hijo y su voz, dado su escaso conocimiento del inglés -, de la mujer de éste y de otros miembros de su familia y amigos.

AngamporaNanoCalvo2

Mientras esperamos a que lleguen los estudiantes – se trata de una sesión casi improvisada y organizada especialmente para nosotros, por lo que alguno ha sido avisado a última hora y viene del trabajo -, conversamos amigablemente con Thusitha, al tiempo que Guru Karunapala nos muestra una selección de revistas internacionales donde han publicado reportajes sobre su figura y trayectoria.

Angam Pora with Guru KarunapalaPoco después, con todos preparados en la arena (Angam Madu), da comienzo la práctica con la iluminación de velas e inciensos por parte del maestro, en un altar budista que preside la estancia. Al parecer, los estudiantes han de meditar y realizar una serie de votos y promesas, entre las que se encuentra la de utilizar los conocimientos aprendidos únicamente para la defensa personal o, en su defecto, para la protección de su familia o país. 

Arte ancestral y temporalmente prohibida

A pesar de que su origen es desconocido, el folklore cingalés sitúa el nacimiento del Angampora más de 30.000 años atrás, en el seno de la tribu Yaksha, una de las cuatro que habitaban el país por aquel entonces. Dos manuscritos, de nombre Varga PurnikawaPancha Rakkhawaliya, atribuyen su creación a nueve hermitaños, y las leyendas mencionan a Rana Ravana, cuyos lances se remontan 5.000 años en el tiempo, como el guerrero angam más temido y poderoso que se recuerda.

Fuentes más conservadores datan su creación en la era Anuradhapura, cuando parecía ser la técnica de lucha empleada por los nobles. Sobrevivió el paso del tiempo y el devenir de los reinados de Sinhala, así como sirvió de efectivo método de defensa contra los invasores portugueses y holandeses.

En 1817, dos años después de tomar Kandy y hacerse con el control de toda la isla, el gobierno británico decidió prohibir la práctica de Angampora y ordenar la quema de los lugares de entrenamiento (Angam Madu), disparando bajo las rodillas a quien fuera visto practicando. Por fortuna, algunas familias vencieron el miedo y continuaron practicando durante el periodo de prohibición, en secreto, logrando preservar este arte marcial hasta la llegada de la independencia.

Angam Pora with Guru Karunapala

Una demostración de fuerza, técnica y espiritualidad

Generalmente, la práctica comienza con una sesión de meditación y calentamientos varios, antes de trabajar los diferentes aspectos que conforman la disciplina. En el caso de las técnicas de cuerpo a cuerpo, se incluyen llaves y bloqueos (Gataputttu), movimientos ofensivos y defensivos (Pora Harammba) y una serie de peligrosos ataques a determinados puntos nerviosos (Maru Kala), capaces de causar la muerte, parálisis y otros efectos devastadores para el contrincante. Por supuesto, estas técnicas se enseñan únicamente a estudiantes de confianza demostrada, y, curiosamente, van acompañados de remedios ayurvédicos capaces de revertir los graves efectos causados.

AngamporaNanoCalvo4

Con la ayuda de Guru Karunapala, los estudiantes – entre los que se incluyen varios adultos y algunos niños, de ambos sexos – realizan complejas demostraciones de estos bloqueos y movimientos, así como lo hacen de la lucha con armas, otro aspecto importante del Angampora que responde al nombre de Illangam.  

Un total de 64 tipos de armas lo forman, tales como espadas de diferente longitud, palos de distinto tamaño o la letal Welayudhaya, una especie de látigo compuesto por 4 espadas flexibles cuya peligrosidad hace que se reserve a los practicantes muy avanzados.

Angam Pora with Guru Karunapala

Con una de estas imponentes armas en cada mano, Guru Karunapala protagoniza uno de los momentos más impactantes y memorables de la demostración, al manejarlos con asombrosa destreza, a poca distancia de mi cámara, desplegando una energía envidiable y provocando un imponente ruido metálico y difícil de olvidar.

Angam Pora with Guru KarunapalaEntrenar con el maestro Karunapala

Al finalizar la demostración, exhaustos por muchos días de viaje, agradecemos el detalle de Samanthi, la encantadora mujer de Thusitha, quien nos prepara unos ricos sandwiches y una taza del magnífico té que puede degustarse en Sri Lanka, considerado por muchos como el mejor del mundo.

Puesto que al día siguiente, muy temprano, hemos de estar en el aeropuerto, damos por concluida la experiencia antes de lo que nos gustaría, despidiéndonos de todos los participantes y agradeciendo su esfuerzo para crear esta inolvidable sesión improvisada. Es tarde y, en un gesto que agradecemos enormemente, Thusitha decide llevarnos en su coche hasta el hotel, evitando la incomodidad de hacerlo en bus o en taxi.

Si eres un amante de las artes marciales, planeas viajar a Colombo y tienes el deseo de conocer y practicar junto al gran maestro Guru Karunapala, puedes hacerlo contactando con ellos en los números + 94 11 5051770 / 5051793. Si esto sucede no olvides darles, de nuestra parte, el más afectuoso de los abrazos.

Angam Pora with Guru Karunapala

Guru Karunapala, Leyenda Vida de Angampora en Sri Lanka
Alumnos: Sameera, Nuwan, Ravindra, Aravinda, Nihindu and Oshadha
Texto y Fotografías © Nano Calvo 2014

Queda prohibido el uso no autorizado de cualquiera de estas fotografías.
Todo el material está disponible para su publicación. Si eres editor/a
y estás interesado/a en el reportaje, no dudes en contactarme.